La relación entre el crecimiento personal y el miedo a hablarle a la cámara

0

Tener que hablar frente a una cámara puede ser aterrador, es una sensación paralizante, incluso si eres extrovertido, grabar en video algunas palabras podría requerir un gran esfuerzo de tu parte. No te preocupes, es algo normal.

Muchos factores interfieren en esta sensación de nervios, como pueden ser experiencias negativas, miedo al rechazo, fobia social, tendencia al perfeccionismo, pero sobre todo por la falta de práctica. Este último punto es el más común, tan solo fijate en los primero videos de algún youtuber famoso y fácilmente notarás que su forma de expresarse ha cambiado bastante, incluso podrías sentirlo forzado en sus primero videos. El hecho de que sea una actividad que realizan constantemente les ayuda a sentirse cómodos frente a una cámara y a verse más naturales. 

Decir que lo único que necesitas hacer es intentarlo una y otra vez, puede sonar lógico e incluso una respuesta obvia, además no es lo mismo estar frente a un auditorio con todos los asientos ocupados que hablarle a un objeto inanimado, entonces surge la duda: Si solo le estoy hablando a un objeto más, ¿por qué se me complica tanto? En pocas palabras, la culpa la tiene tu subconsciente, esa incertidumbre de no saber quiénes y cuántas personas te verán te está traicionando. 

Por otra parte, al realizar tus primeros intentos harás comentarios como: ¿Así me veo? ¿Esa es mi voz? ¿Por qué me escuchó así? Y es que si o si, el como te escuchas en tu cabeza a como te escuchas en una grabación siempre será muy distinto por cuestiones físicas y fisiológicas. 

Probablemente creas que existe una fórmula mágica, una técnica secreta o un suero mágico para superar todos estos obstáculos ¡Pero NO! La única solución es practicar y ser muy disciplinado hasta obtener los resultados que esperas, puede que lo consigas en tus primeros intentos o quizás necesites uno o dos días para sentirte más cómodo. 

Podrías estarte convenciendo de que no es una habilidad que necesites, que no pretendes ser un youtuber, tiktoker o equis figura pública. Pero obligarte a pasar por situaciones así, y superar todas esas emociones negativas te darán la oportunidad perfecta para seguir creciendo profesional y personalmente. 

¡A practicar se ha dicho!

Escribe un comentario