Onboarding: Más allá de la Bienvenida, una nueva forma de abordaje

0

Se han llevado a cabo grandes cambios que han obligado a las empresas a modificar su forma de operar, atraer talento y capacitar a su personal, por lo que es importante destacar, que en algunos casos, se le ha restado valor al proceso de inducción a la empresa.

Lugares en los cuales aún se siguen utilizando videos que hacen una retórica de la historia de la empresa hasta aquellos sitios en donde no existe tal proceso, y es ahí donde han descuidado un punto relevante, que a la larga es un factor que interviene en la rotación de personal y el crecimiento de los Colaboradores.

Y es que ¿Cuántos de nosotros tenemos un recuerdo tan vívido de aquel proceso de bienvenida que nos proporciona la empresa?, es más, ¿Alguno de ustedes recuerda el seguimiento que se le dió a ese recibimiento?. Recordemos la forma en la que damos la bienvenida a nuestros huéspedes dentro de nuestro hogar, o el solo hecho de tener visitas, si existe un esmero en tal proceso, siendo algo de índole social, ¿porque no habríamos de repetirlo en la forma en que damos acceso a un tercero a nuestra empresa?.

Antes que nada, debemos definir el propio concepto de Onboarding, según el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa, “es una práctica que busca acelerar la incorporación del capital humano a la institución o empresa. Está centrado en la orientación de los nuevos colaboradores a fin de ayudarles a adaptarse y adentrarlos al 100% a la cultura empresarial”; asimismo, la revista Forbes, lo define como “una constante interacción con el nuevo integrante, el proceso es proactivo mediante una comunicación a doble vía con una clara tendencia a prever y evitar problemas. El OnBoarding no es un programa de capacitación, sino un proceso de integración”.

Por lo que podemos decir, que el Onboarding, NO es la capacitación NI el proceso en el cual se le define al nuevo colaborador la historia de la empresa, es la nueva forma de que nuestro personal se sienta parte del proyecto en el cual ha decidido ingresar y le recordemos su importancia dentro del mismo, junto con el papel que desempeñará.

Dentro de este proceso de generarle una experiencia positiva a nuestro nuevo colaborador, existen diversos métodos para ello, en este blog resaltaremos cuatro pasos a seguir para un esquema básico:

1. CUMPLIMIENTO. Es todo aquello que comprenda la parte legal de la empresa, es
decir, contrato, reglamento interno, código de privacidad o de ética laboral, entrega
de material a su cargo (vehículo, computadora, telefonía móvil, entre otros).

2. CLARIDAD. Comprende la explicación explícita de las responsabilidades del puesto
de este nuevo Colaborador, así como la misión e importancia de su cargo dentro de
la dinámica organizacional, al igual que los posibles crecimientos que puede tener dentro de la empresa, retos que le generen la sensación de estar contemplado en los
mismos.


3. CULTURA. ¿Tu colaborador conoce los valores de la empresa o sólo están escritos
en la pared para que los lea diariamente? Más allá de verlos o leerlos, es conocer la
forma en que la empresa se desenvuelve, la personalidad de tu empresa juega un
papel importante dentro de ello, por ende, se debe dar a entender al nuevo colaborador cuales son aquellos aspectos de su persona que son relevantes para la
empresa y la compatibilidad con el, de esta manera lo estas haciendo parte de su
nuevo hogar.


4. CONEXIÓN. ¿Nuevo en el trabajo? Cuántas veces no hemos llegado a un nuevo
empleo y no conocemos a nadie, por lo que esta incomodidad social va mermando la integración a este nuevo lugar de labores; los compañeros juegan un papel importante dentro de nuestro proceso de Onboarding, por lo que mediante ello podemos retener o incrementar nuestro nivel de rotación de personal.

Recordemos que el ser humano, es un ser SOCIAL, por lo que debemos prestarle atención a la forma en que se integra con sus compañeros, se deben crear metodologías
profundas y no sólo dinámicas grupales en nuestros cursos de capacitación.

Como desde el inicio he resaltado, existe un impacto directo de este proceso en la rotación de personal, sin embargo, existen diversidad de beneficios por llevar a cabo un buen inicio laboral, entre ellos se encuentran:


● Mayores niveles de satisfacción de los empleados
● Incremento del compromiso
● Mayores niveles de rendimiento y productividad
● Reducción de Costes

Hasta aquí, ¿Te parece complejo? ¿Difícil? Recordemos que la mayoría de los datos de este nuevo Colaborador ya los tenemos desde el proceso de selección, conocemos sus gustos, sus aspiraciones, su propósito, sólo requerimos enfocar todo esto a nuestro proceso de Onboarding, no es necesario tener un gran presupuesto, ni mucho menos dedicarle dos años a este procedimiento, sin embargo, para que sea efectivo tenemos que brindarle la atención necesaria durante seis meses; ayuda a que este nuevo integrante se sienta parte, porque no sólo le compete al área de RH o Capital Humano, todos somos parte de este barco, hagamos que la travesía sea amena para aquellos que se nos unen.

Escribe un comentario